Imprimir
Visto: 84

Los alumnos y alumnas de valores en una mañana soleada de noviembre buscamos un rinconcito tranquilo en el patio. Leímos un cuento y trabajamos con él.

Después respiramos conscientemente, sentimos el viento, escuchamos el crujir de las hojas bajo nuestros pies... y encontramos la calma.